El drama de Salma Hayek en su primer protagónico en Hollywood: la escena de sexo que le cambió la vida

Detrás de toda película exitosa hay horas de trabajo. Escenas que se repiten hasta al cansancio para lograr esa perfección que desea el director. En el medio, los actores, que a veces debe lidiar con momentos incómodos una y otra vez, hasta que quede tal y como se pensó. Gajes del oficio, se suele llamar, pero que no todos digieren y transitan de la misma manera. Sobre todo cuando se trata de escenas eróticas.

En los últimos tiempos muchas actrices levantaron la voz para exponer la incomodidad -cuanto menos- que experimentaron al filmar secuencias de sexo. Margot Robbie, por caso,reveló la traumática grabación de El Lobo de Wall Street, el éxito de Leo Di Caprio: estuvo desnuda durante 17 horas, frente a 30 hombres. “No sabía que se podía decir: ‘He sido acosada sexualmente’, sin que nadie te hubiera tocado”, declaró la australiana, quien tenía 23 años en aquel rodaje.

Margot es, lamentablemente, una de tantas: la mexicana Salma Hayek, una verdadera estrella del cine, tampoco guarda el mejor de los recuerdos de su debut cinematográfico.PlayLa escena de Salma Hayek en La balada del pistolero que tanto le costó hacer (Video: YouTube)

Hayek nació el 2 de septiembre de 1966 en Veracruz, México. Comenzó su carrera protagonizando novelas en su país. Los típicos culebrones que son una marca registrada. Cuando sintió que necesitaba nuevos desafíos, empezó a incursionar en el cine. En 1991 llegó a Hollywood y rápidamente, pese a que había hecho tan solo tres filmes mexicanos, se transformó en una pieza fundamental en la cúspide, en el lugar al que un gran porcentaje de los actores de todo el mundo desea llegar.

Ya con un temple y habiendo sido parte de grandes proyectos, Salma tiene el privilegio de ser parte una de las cuatro mujeres latinoamericanas que han sido nominadas como mejor actriz en los premios Óscar. Sucedió en 2003, cuando se puso en la piel de la genial Frida Kahlo en Frida. Pese a la expectativa, no logró quedarse con la estatuilla. Sin embargo, agradeció haber sido ternada, lo tomó como un reconocimiento.

Una de las primeras películas que protagonizó en la meca del cine fue Desperado(La balada del pistolero, tal el título para Latinoamérica), junto al español Antonio Banderas. Si bien venía con un recorrido sobre sus espaldas, Hayek estaba dando sus primeros pasos en Estados Unidos. Más allá de que siempre se la señaló como una mujer de carácter fuerte, que no bajaba la mirada, se cruzó con una escena que la hizo temblar.

Salma Hayek y Antonio Banderas en DesperadoSalma Hayek y Antonio Banderas en Desperado

En la película dirigida por Robert Rodríguez le tocó hacer su primera escena de sexo. Así la recibió el universo del cine hollywoodense. Lo que se vio, lo que se sintió desde este lado de la pantalla, es que con Banderas forjó una gran dupla. La química se hizo sentir en la repercusión que tuvo la película a nivel mundial. Sin embargo, para Salma, no todo salió como se esperaba en la secuela de El Mariachi.

El trauma que la persigue

A casi 26 años de su estreno, Salma recordó todo lo que sufrió durante el rodaje. Todo marchaba bien hasta que le comunicaron que el guión pedía una escena de sexo y que para realizarla era necesario que se quedara completamente desnuda, para lograr la mayor verosimilitud posible. Fue allí cuando empezó a temblar de los nervios primero, y a desesperarse después.

“Cuando íbamos a empezar a rodar, comencé a llorar porque no sabía si podía hacerlo. Estaba muy asustada por la situación y porque era la primera vez que iba a hacer una escena de esa magnitud: nunca me había desnudado en público”, recordó días atrás en una entrevista en el programa Armchair Expert.

En ese entonces, Banderas ya tenía una merecida reputación. Era una figura reconocida, y eso le generó a Salma mayor inquietud. En su cabeza rondaba la posibilidad de quedarse sin trabajo si la escena no salía según lo planeado y la figura estelar se enojaba. “Una de las cosas que más me asustaba era Antonio”, remarcó la actriz.

Salma HayekSalma Hayek

Sin embargo, a medida que fueron avanzando en la secuencia, encontró en Banderas a un aliado. “Por supuesto que él fue un absoluto caballero. De hecho, seguimos siendo muy amigos. Pero él era demasiado libre. Eso era lo que más miedo me daba. No había visto nada igual. Así que cuando comencé a llorar me dijo que eso le hacía sentirse muy mal. Y yo estaba avergonzada, porque no podía parar de hacerlo”.

La actriz no lo piensa demasiado cuando le preguntan por la peor escena de su vida. Enseguida su cabeza le trae el recuerdo de lo que vivió aquel día, más allá de que sus compañeros intentaron brindarle la mayor tranquilidad posible. Pero fue más fuerte que ella: nunca logró superarlo. “Ellos intentaban hacerme reír, para que me relajara, pero no podía. Me negaba a quitarme la toalla que llevaba puesta. Cuando me la quitaba, a los dos segundos me largaba a llorar”.

El pudor se apoderó de ella cuando reparó en su familia: en su papá, el empresario Sami Hayek Domínguez, y en su hermano Sami. No quería saber nada con que en su primer proyecto en las grandes ligas quedara expuesta de tal manera. El qué dirán le pesaba. “Todo el tiempo pensaba en ellos, en lo que iban a pensar cuando vieran la película”.

También habló del cambio de paradigma, de lo que sucedía en aquella época: “Los hombres no tenían que pasar por eso. Si un chico enseña algo en una película, su padre va a gritar orgulloso que ese es su hijo”. Finalmente, Salma concurrió con toda su familia al estreno, para que vieran de cerca su ingreso a Hollywood por la puerta grande. Pero cuando se acercó la remarcada escena, les pidió que salieran de la sala.

Salma Hayek (Foto: Instagram)Salma Hayek (Foto: Instagram)

En cuanto a Banderas, no solo la contuvo en aquella ocasión sino que, como comentó, la amistad perdura adentro y afuera de los sets de grabación. Suelen visitarse y hasta comparten cumpleaños. En cuanto a lo laboral, llevan hechas seis películas juntos. Se transformaron en una gran dupla y se entienden a la perfección.

Vuelta de página

La vida de Salma Hayek siempre estuvo envuelta en las inquisidoras miradas ajenas. En 2006 conoció al empresario francés vinculado a la moda François-Henri Pinault. Un año más tarde nació Paloma. Durante el 2008 su nombre estuvo envuelto en un escándalo cuando la prensa decía que se había casado por el dinero y no por amor. Ante eso que se repetía, anuló su casamiento de 16 meses con Pinaults. En 2009 se volvieron a casar, pero solo por civil. Pese a todo, hace 15 años que están juntos.

Salma Hayek junto a su esposo, Françis-Henri Pinault y su hija Paloma (Foto: Instagram)Salma Hayek junto a su esposo, Françis-Henri Pinault y su hija Paloma (Foto: Instagram)

Actualmente el cine le juega de nuevo una escena similar a la que tuvo que pasar hace 26 años, pero la vida la encuentra con más temple. Ya no se fija en el que dirán ni mucho menos en los prejuicios. Salma está filmando The Eternals, un proyecto de Marvel en el que le dará vida a Ajax. Si todo marcha como hasta ahora, si lo que está generando el coronavirus lo permite, su estreno será a fines de este año.

¿La curiosidad? Esta vez a los 54 años se va a topar con una escena que no hizo nunca, que va a experimentar: dará su primer beso a otra mujer. “Me enteré después de firmar el contrato, porque no me dejaron ver el guión hasta no firmar”, comentó sobre la película de su amiga, la directora Chloé Zhao.

FUENTE: https://www.infobae.com/teleshow/infoshow/2021/04/04/el-drama-de-salma-hayek-en-su-primer-protagonico-en-hollywood-la-escena-de-sexo-que-le-cambio-la-vida/