Joaquín “Pollo” Álvarez: “Todos hablamos y discutimos de política”

El Pollo Alvarez hizo su debut esta semana como conductor al frente deNosotros a la mañana, tras la salida de Fabián Doman del ciclo matutino de El Trece. En el día de su debut el jueves tuvo en exclusiva un móvil con Carolina “Pampita” Ardohain, Luciana Salazar y la presencia en piso de Verónica Monti, la novia de Sergio Denis. Y el viernes a Lourdes Sánchez, tres mujeres que son parte de la agenda del mundo del espectáculo.

En una charla con LA NACION, donde se tocaron temas como este nuevo desafío, la repentina salida de Doman, el cambio de ciclo con su llegada, y de su próximo gran paso, casarse, y las ganas de formar una familia. Cuando en la mañana del 12 de abril pasado se conoció que Fabián Doman iba a conducir Intratables, desde la productora Kuarzo decían que el gran candidato era el Pollo Álvarez, más allá que en el medio desfilaron nombres como Sandra Borghi (actualmente con un rol destacado en el ciclo), Mario Massaccesi y Mariano Peluffo, pero finalmente fue Álvarez, el elegido también por El Trece.

-Al final, la primera opción terminó zanjando el asunto, y sos el flamante conductor de Nosotros a la mañana, programa en el que te probaste a mitad del año pasado. ¿Cómo te sentiste esa vez?

-Súper, la verdad que yo hace mucho tiempo que tenía ganas de hacer actualidad, porque en lo personal me gusta mucho leer, estar informado, consumo mucho actualidad, y cuando me llamaron para hacer el reemplazo primero me llamo la atención, porque obviamente a priori no encajaba; después me sentí supercómodo, me fue bien, obviamente es un programa que le va bien, que está instalado, que va acompañado de todos los que laburan ahí que saben hacerlo perfecto y de una buena producción, por eso yo voy a poner mi conducción y repartir.

-¿Cómo fueron estos primeros días?

-Lo disfrute mucho y fue un gran programa, el del debut sobre todo. El equipo con el Chino Rey y la producción hicieron todo. Fue un gran día y nos fue bien, pero hay que seguir trabajando para mejorar.

-¿Cómo te ves en ese rol? Venís después de un noticiero como Arriba argentinos y después le entregás a Ángel de Brito con Los ángeles de la mañana. ¿Van a mantener ese formato?

-Hay una sinergia. Bueno, la verdad que obviamente los cambios van a tener que ver con el panel; hay algunos cambios que también tienen que ver con el refresh de la pantalla, que la gente sepa que hay un cambio más allá del conductor y los paneles. A mí puntualmente no me gusta el concepto de la televisión en el que se sabe que va a pasar. Es decir, arrancar con esto, seguir con esto otro y cerrar con aquello. A mí me parece que nos tiene que ir llevando justamente la actualidad. Siempre se arranca con actualidad o policial. Pero un día pasó otra cosa y se hace otra cosa. Me parece que hay que hacer o tratar de hacer lo que a la gente más le interese. Porque obviamente esa es la idea del programa.

-Vos tomás un programa en el que se fue el conductor: ¿cómo tomaste que Doman se fuera a Intratables?

-En primer lugar, Intratables, obviamente es y fue un programa tan de culto que saber quién lo conducirá generó expectativa. ¿Cómo lo tomé? Me llamo la atención, porque es alguien que se va de un programa instalado, de la mañana de El Trece, pero al estar en el mismo lugar que él, al ser conductor, es difícil ponerse a analizar o juzgar por qué lo hizo, por qué no lo hizo… Seguramente él hace un tiempo vendría viendo que terminó un ciclo en Nosotros a la mañana y le llegó una propuesta tan grande como Intratables en un año electoral; imagino que es una decisión que debe haber pensado un mes. Desde afuera llama la atención, pero si lo analizo tiene lógica: él es periodista y, además, presiento que se sintió muy valorado y decidió irse.

-¿Qué hubiese pasado si fuese al revés? Porque vos tenés el mismo perfil que Santiago del Moro, no se sabe nada de vos, de qué lado de la grieta estás, sos un animador, sos un conductor, podrías haber moderado un panel.

-Estuve entre los nombres de Intratables y, también, lo hubiera agarrado, obviamente. A mí me gustan los desafíos, tanto el de la mañana en El Trece como podría ser la noche en América. Son fuertes y, la verdad, siempre hay que ir detrás de poder crecer.

-¿El canal América podría ser?

-Sí, puede ser, puede ser. Pero bueno, ya está. Voy a estar en la mañana de El Trece.Estoy feliz de estar en la mañana en El Trece: casi que estaba en mis sueños. Es muy fuerte, me parece un gran crecimiento, un gran desafío. Bueno, ahora hay que laburar.

-¿Cómo es este nuevo Nosotros a la mañana?

-Me parece que lo vamos a ir encontrando de menor a mayor: yo quiero ir de menor a mayor, en la conducción, en los volantazos, en la comunicación, en si hay un cambio.

-Se habló mucho de tu llegada al programa respecto de cambios en el panel, porque hubo gente que sintió que cumplía un ciclo al irse Doman.

-Con respecto de quiénes seguían y quiénes no, yo no estaba al tanto. Sí te puedo decir que de parte de la producción se trabajó mucho y se peleó para que se queden todos los que tal vez tenían dudas.

-Si bien Sandra Borghi continuará siendo parte del ciclo, dejará el panel para estar más al lado tuyo y ayudarte en lo que tenga que ver con la actualidad.

-La idea es que obviamente, los chicos que están hace un tiempo largo tengan prioridad porque conocen mucho el programa. Hay un lugar distinto, pero no tiene que ver con estar o no estar. Tiene que ver simplemente con que cuando se toquen temas, sea de quien sea, haya una mirada más centrada, que no sea desde el panel. Lo que pasa que es muy difícil hablar de eso porque se suma gente nueva. Yo soy el conductor del programa, pero si me quieren sentar en una silla yo me siento y hablo de donde sea. Me parece que arrancar un programa diciendo donde voy a estar sería un error.

-Las que se suman son dos panelistas como Agustina Kämpfer y Nicole Neumann.

-Si, exactamente. Son fuertes.

-Sandra Borghi tiene su carácter, y esta totalmente del otro lado de lo que pueda pensar Agustina Kämpfer. ¿Cómo harás cuando se produzca una discusión?

-Pasa en todos los bares, en todas las cenas de las familias. Todos hablamos y discutimos de política. Yo creo que mientras sea con respeto va a estar bien.

-Venís de Portugal donde sos la cara de un marca masculina internacional y como si fuera poco, te casás. ¿Cómo te estás preparando para el casamiento con Tefi Russo?

-Muy nervioso, ansioso, fecha 2 de noviembre, tengo todo. Nada de canje. El casamiento es un acto de amor. Me parece que se puede ceder. Igual es terrible, me arrepiento. Es carísimo todo. Ella sí se puso la camiseta de la organización.

-Con tanto trabajo, ¿habrá luna de miel?

-No sabemos. Se complica con todo. Pobre Tefi, sabe que viajar conmigo es casi imposible, por los laburos, pero bueno, vamos a ver. Si se puede ir de luna de miel, bárbaro. Si no trabajaremos e iremos más adelante.

LA NACION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.