El país se quedó sin luz y Amaicha como si nada

Acá tuvimos luz, internet y todas las comodidades habidas y por haber, por eso amo Amaicha. Ni lo sentimos, no nos enteramos, hubo luz y señal todo el día, con el 4G que explota y wifi en la plaza. La rutina de la gente en la plaza no cesó para nada”, explica desde los valles tucumanos Vane Ruiz Hecker, quien se encuentra de “descanso espiritual” en Amaicha mientras su marido está en Berlín. “Una felicidad el clima acá, una luna llena impresionante, estoy como quiero”, describe esta noche de lunes, tras el no apagón del domingo, y agrega: “Amaicha es así, tiene esa magia que se te para el tiempo y no te importa si se apaga la luz en la NASA”. “La gran novedad” en Amaicha, se sincera, fueron “dos franceses que paseaban con 4 caballos buscando veterinario” ya que “una yegua parece comió una planta venenosa”. Es tal la tranquilidad de Amaicha que el apagón ni siquiera fue la noticia del día.


A las 7.07 del domingo la Argentina quedó conmocionada por una interrupción abrupta del suministro energético que afectó a todo el territorio nacional y del que Tucumán no estuvo exento. Mientras en el país reinaba la incertidumbre, en Amaicha del Valle todo era paz, tranquilidad y luz. La villa turística amaneció fresca, por supuesto, y con algunas nubes, pero el sol salió como lo hace los 365 días del año y los lugareños y turistas disfrutaron de un día del padre hermoso, desconectados de la desconexión eléctrica como sólo en Amaicha es posible.


“Amaicha no estuvo afectada porque tenemos una usina propia, un generador propio. Quilmes, la Ciudad Sagrada, estaba afectada por el tema de que la luz viene desde Salta, toda la jurisdicción de la ruta 40, Colalao, Cafayate, todas las bodegas estaban sin luz, Santa María igual. Amaicha estaba con luz normal por nuestro generador propio”, explica desde el valle Sebastián Pastrana, quien trabaja en la dirección de turismo local y que interrumpió una excursión para hablar con eltucumano.com. Respecto al domingo donde el país estuvo a oscuras, confiesa que “al no saber, no le prestamos mucha atención, vimos por internet, sino no nos íbamos a enterar que no había luz”. “Vi por Facebook gente que decía “qué bueno, Amaicha único lugar con luz” pero no mucho más”, agrega.


En Amaicha se vivió una jornada de domingo como cualquiera, pero surgen historias en el marco del apagón nacional. “Una chica que estábamos alojando acá en casa se estaba yendo a Tucumán, y cuando se entera de esto por familiares decidió quedarse, ella es de Buenos Aires pero iba a pasar el día en Tucumán. Se quedó en Amaicha porque había sol, luz, servicios, así que algo ganamos por el tema del apagón”, valora Sebastián entre risas.
Marcela Villanueva es la encargada del hospedaje El Cóndor, en Amaicha. “Acá no hay internet ni tv, hay asador, horno ecológico y un patio”, se presenta, orgullosa. “Hace 20 años más o menos han puesto un generador que anda a gasoil, todo el pueblo y las zonas estaban perfectamente con luz”, explica sobre el domingo del apagón que coincidió con el Día del Padre y…¡con su cumpleaños!. “A las 12 me enteré del apagón: mis hijos no me llamaban así que los llame y me dijeron que desde las 7 estaban sin luz, con poca batería porque como adolescentes que son no lo cargan, y que no podían viajar”, detalla entre risas, pero lamentando no haber podido compartir la jornada con sus hijos, que viven en la capital.


Marcela infla el pecho al contar que “amaneció medio nublado y feo, pero luego salió el sol como se caracteriza Amaicha”, y que al enterarse la noticia, los vecinos en la carnicería estaban “felices de que una vueltita le toque a Amaicha”. También confiesa que le gustó ver a gente de otros lugares “jugando a la luz de la vela, con las cartas, un entretenimiento distinto al del celular y la tv”, y que le gustó que en el Día del Padre “la gente volvió a jugar en las plazas”.
Más allá de no haber visto afectada su rutina, los vecinos de Amaicha están orgullosos de no haberse visto afectados por el apagón: “fue un gran avance que nos independicemos de todo lo que es lo cotidiano de Tucumán”, subraya, y que agrega que vive en “un paraíso a prueba de apagones con 365 días de sol”. “Amaicha es otro mundo”, concluye emocionada.

Noche del lunes en la plaza de Amaicha. Foto: Vane Ruiz Hecker

fuente:
http://www.eltucumano.com/noticia/actualidad/256380/pais-se-quedo-sin-luz-amaicha-como-si-nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.