Marcelo Figueiras: “Vamos a empezar produciendo un millón de dosis mensuales de Sputnik V”

El presidente de Laboratorios Richmond, una compañía argentina fundada en 1935, dio precisiones sobre el anuncio del Fondo Ruso de Inversión Directa acerca del inicio de la producción local de la vacuna Sputnik V: “Lo que nosotros vamos a hacer es la última parte de la etapa productiva: desde Moscú, nos van a mandar el principio activo y acá haremos la formulación, filtramos y llenamos [los viales].

Ese es un proceso que vamos a ir escalando en la planta pequeña que tenemos hoy, hasta que terminemos de construir la que anunciamos, que demorará alrededor de un año: empezaremos con un millón de dosis mensuales e iremos aumentando hasta llegar a los cinco millones de dosis por mes, que es un número importante”.

Según explica el empresario, se trata de ir desarrollando un proceso de colaboración en el que el equipo de Laboratorios Richmond irá trabajando con la gente del Instituto Gamaleya, y no de obtener una aprobación instantánea.

“Iremos viendo cómo son los controles, todos los detalles químicos y tecnológicos –explica–; esto no es aprobar un examen y que mañana nos digan ‘sí’ o ‘no’. El Fondo está muy entusiasmado y el instituto, también. Es mucho mejor para Rusia exportar un compuesto activo que una vacuna terminada por todo lo que ya sabemos que está pasando en el mundo, que no se exportan vacunas. Y esto también es muy bueno para nosotros porque empezamos por la etapa final de formulado, filtrado y llenado, y vamos hacia atrás, hasta llegar al fermentado y a tener la línea celular propia. De esta vacuna y de muchas otras. En la planta nueva, vamos a producir casi 500 millones de dosis anuales. La Argentina va a ser un nodo importante para la fabricación de vacunas”.

La semana pasada el Laboratorio Richmond realizó la formulación (envasado) de la sustancia activa en los viales de los componentes 1 y 2 de la vacuna Sputnik V. Esos lotes están ahora en camino al Instituto Gamaleya para su control de calidad. Si eso diera bien, se avanzará con los siguientes pasos para importar a la Argentina el antígeno y escalar el formulado, lo que permitirá acelerar la velocidad de acceso a más dosis de la vacuna. Sin embargo, todos los involucrados en el tema piden prudencia, porque se trata de procesos biológicos que pueden tener demoras y algunas dificultades hasta alcanzar los niveles óptimos. La fecha tentativa en que debería estar lista la primera partida sería alrededor de junio.

Cómo se hace la vacuna

La Sputnik V es una vacuna que utiliza el código genético de la proteína Spike del virus, la que despierta la mayor inmunidad vía anticuerpos ‘neutralizantes’ en nuestro sistema inmune. Pero para introducirla en nuestras células, se necesita un “vehículo”. En la primera dosis se utiliza el adenovirus Ad26, que permite empaquetar el gen de Spike y logra ingresar en nuestras células, pero no puede reproducirse porque se le eliminan con ingeniería genética los genes necesarios para reproducirse y se los reemplaza con el de la proteina Spike. La segunda dosis es similar, pero para evitar una posible inmunidad contra el Ad26, se utiliza el Ad5.

Para elaborarla, se usan enormes biorreactores en los que células infectadas producen millones de copias de estos adenovirus modificados. Después se purifica y se fracciona.

FUENTE: https://www.lanacion.com.ar/sociedad/marcelo-figueiras-vamos-a-empezar-produciendo-un-millon-de-dosis-mensuales-de-sputnik-v-nid20042021/