Gallardo antes de otra final: todas sus respuestas

Antes de subirse al vuelo chárter para viajar rumbo a Santiago del Estero y disputar una nueva final, Marcelo Gallardo enfrentó los micrófonos y brindó una extensa conferencia de prensa en la que, como suele hacer, tocó todos los temas. Si bien no confirmó el 11 para jugar la Supercopa Argentina contra Racing y aseguró que va a esperar hasta último momento a Rafael Santos Borré, el Muñeco no se guardó nada: analizó al equipo de Pizzi, habló sobre la adaptación de los refuerzos que llegaron en el último mercado, se refirió al presente del fútbol argentino y cerró la charla con una gran frase sobre lo que significa el fútbol para él. Imperdible.

El equipo contra Racing: “Sí, tengo pensado el equipo para mañana, lo tengo bastante definido. Pero voy a esperar para dar el equipo”.

¿Cómo está Maidana? “Está bien. Él se está entrenando muy bien, completó dos semanas de trabajo con ésta. Es verdad que no tiene competencia hace mucho tiempo pero estamos contentos con el comportamiento de él. Está entrenando bien. Es un jugador que mientras siga entrenando y se ponga mejor nos va a dar oportunidades”.

¿Tuvo que convencer a Borré para que se quede? “No. Convencerlo… Primero él tiene contrato con nuestra institución hasta junio y dependerá de él qué es lo que decida a partir de junio. Siempre River va a ser una prioridad para él y para nosotros es un jugador muy importante, lo ha demostrado durante todo este ciclo. Tiene que estar tranquilo, pensar en jugar, pensar en entrenarse, no desfocalizarse por todo lo que le llega de afuera, todo lo que se le acerca, porque eso puede ser perjudicial. Mientras él esté con nosotros, voy a intentar acompañarlo para que esté cómodo y cuando llegue el momento tome la decisión que desee tomar, que la comunique. Y River seguirá siendo para él una alternativa muy válida”.

¿Cuán importante es esta final? “Algunas finales tienen más importancia que otras pero cuando jugás una no importa lo anterior sino lo que estás por jugar. Si bien es un partido postergado de otro momento nos llega en este momento en un inicio de temporada, llegamos con pocos partidos y los dos equipos nos estamos empezando a acomodar. En general, nos cuestan los arranques, los dos, tres o cuatro primeros partidos y luego el equipo se empieza a ver más cómodo, y esperemos que ésta no sea la excepción puesto que vamos a jugar el cuarto partido de la temporada. Esperemos que el equipo se sienta más cómodo”.

¿Qué tiene de positivo tener un rival con técnico nuevo? “Es muy relativo. Es verdad que Juan (Pizzi) tiene poco tiempo de trabajo con el equipo pero es muy relativo. Cuando tenés posibilidad de jugar un partido como estos existe un incentivo enorme. Nos viene pasando a nosotros hace mucho y para Racing también es un gran incentivo. El partido de mañana puede ser de a cuerdo a lo que mostraron los dos equipos en las primeras fechas pero hay una final y nadie va a querer regalar nada. Se va a jugar como tal”.

¿Cómo está Pinola y si esa falta de líder la podés suplir con Maidana? “Cuando salimos a la cancha, más allá de que los jugadores de cierta o mucho recorrido o cierta experiencia aportan toda su experiencia al servicio del equipo, el equipo funciona más allá de las pérdidas que son importantes. Fijate que no sólo la de Javier, que lo vamos a perder por un tiempo bastante largo, sino también por Montiel. No tenemos a un jugador joven que es muy importante por lo que contagia, por lo que juega, por la mentalidad. No tienen que ser los más grandes. Si el equipo funciona bien, todos aportan una cuota de entrega, de equilibrio, los más jovenes con los más grandes. Eso ha sido un termómetro muy importante para nosotros: tener esa posibilidad de que grandes y jóvenes se acoplen con normalidad y convivan y puedan transmitir. En el plantel los tenemos, más allá de quién juegue mañana y eso contagia”.

¿La final cae en un momento incómodo por el tema de ensamblar refuerzos? Esperar que sea el momento más indicado es muy difícil para cualquiera de los dos equipos. Estamos en un inicio de temporada, los dos sumamos muchos jugadores nuevos y por ende también tenés un tiempo de adaptación normal. Es normal que haya que ensamblar piezas y adaptar conocimientos a los nuevos y que ellos los incorporen. No sé si es el mejor momento pero es el momento en el que hay que jugar. Lo vivo así”.

¿Es Suárez el delantero con más técnica del país? “Yo no hablo ni quiero generalizar pero me parece que Matías viene mostrando muy buen nivel desde hace un tiempo bastante largo. Es un jugador que tal vez no es un goleador pero sí un delantero muy completo. Que asiste, que desequilibra, que hace goles. Y tiene una calidad que es destacada no sólo por mí sino por sus compañeros y por sus colegas también”.

¿Por qué entraron tan rápido los refuerzos? “El ingreso de ellos tiene que ver con varios motivos. Cuando vienen jugadores nuevos que no tienen muchos días de entrenamiento tenés dos posibilidades: esperar una etapa de evolución de acuerdo al nuevo club al que llegan, empezar a interpretar conceptos de un técnico nuevo, diferente, y que se acoplen lo más rápido posible a la dinámica del equipo. Y la otra es que si hay necesidades claramente porque las sufrimos, integrarlos desde esa necesidad. Si bien no es lo ideal, también nos viene bien para saber dónde están parados para ver cómo responden ellos. No hago una evaluación en un primer partido. El partido con Platense fue como para integrar. Las cosas fueron medio de la mano. Lo ideal sería que se entrenen, que se pongan de la mejor forma física, y cuando estén en un tiempo de adaptación vayan entrando. A veces no se da. Viene bien también para ir teniendo un parámetro”.

Pillud dijo que River está por encima de todo y no compite con nadie… “No voy a hacer mención a una opinión de un futbolista que debe saber por qué lo dice. Tal vez se le habrá malinterpretado la opinión. Creo que vamos a jugar contra Racing y va a competir claramente y en una final los dos tienen posibilidad de ganar. Si bien tenemos un tiempo prolongado de trabajo y estamos en una etapa de reconstrucción con los jugadores que ya no están, que se han ido y los que llegan están acoplándonos. Tenemos una idea de juego que tratamos de respetar, tenemos una identidad y tal ve ahí le sacamos un poco de ventaja al resto. Pero en el fútbol argentino compiten todos”.

¿Es Palavecino el que mejor se adaptó de los nuevos? “Venía jugando en otro campeonato, con otra dinámica y se tiene que adaptar al fútbol argentino. Y quizá los demás (Vigo, Martínez, Fontana y Paradela) conocen el fútbol argentino, se tienen que adaptar a la dinámica nuestra pero conocen el fútbol argentino. Y si bien lo de Agustín es cuestión de tiempo, no tengo dudas de que van a andar bien los chicos que han llegado. Es cuestión de tiempo, de que se vayan integrando, les ha costado a todos o a la gran mayoría, les ha costado y dicho por ellos mismos. Muchos tuvieron su proceso de adaptación, algunos más tarde que otros, pero en general  tengo una opinión y es que el argentino madura un poco más lento que lo que se maduraba anteriormente. Hay un proceso de maduración más tardío que tal vez hablabas de 18 o 19 años tenia que estar maduro y hoy tal vez no es así, como varios jovenes que a los 23 ó 24 años tienen esa madurez para jugar en un equipo como el nuestro y algunos lo hacen más tarde, como Nacho Fernández, a los 26 ó 27 años. Hay un proceso más tardío, es mi opinión de los jugadores actuales. Antes nos tiraban a la cancha y… Ahora hay que acompañar porque es diferente. Los chicos que han llegado tendrán un período más rápido o más lento pero no tengo dudas de que andarán bien”.

Cómo está Borré. “Sufrió un golpe el día antes de Platense, eso lo hizo sentir molesto y no pudo recuperarse. Eso no le impidió hacer el esfuerzo pero no pudo sentirse liberado. Está mucho mejor, no fue exigido al máximo así que vamos a ver cómo está en las próximas 24 horas, si se va aliviando y se siente suelto. Y veremos cómo está”.

El cambio de esquema en el ST con Platense. “Nosotros vamos variando en el mismo partido, tenemos ese hábito por algunas cosas que veo. Algunas veces salen, otras no. El partido del domingo me parece q  después de haber visto el PT, necesitábamos más control de juego y de pelota con un volante más y no pudimos conseguirlo. Es relativo. Lo que uno piensa a veces no sale pero lo que quiero decir con esto es que siempre vamos evaluando y no tenemos problemas de ir adaptándonos a diferentes sistemas porque los jugadores lo entienden bien. Pero había varios nuevos y eso incidió en el funcionamiento del domingo”.Play Video

¿Coincidís con D’Onofrio en que es el peor momento del fútbol argentino? “No sé si es el peor momento… Hace rato que venimos padeciendo en el fútbol argentino, lo he anunciado, es mi opinión, venimos bastante inestables en cuanto a todo. Y si hablamos de que tuvimos que vivir una pandemia mundial, tienen la habilidad y la creatividad de poder generar para ir hacia adelante y no estancarse. Y otros esperan que la cosa pase para ver qué es lo que se lleva y qué es lo que queda. Yo en las adversidades voy hacia adelante. Más allá de todo lo que atravesamos y lo que nos puede pasar, ver por dónde podemos salir, teniendo inquietudes para poder desarrollar o cambiar de opiniones. Yo soy así. No puedo pedir que los demás piensen de manera diferente. Pero el fútbol argentino viene hace rato en un estado no saludable.

Encuesta: ¿quién gana la Supercopa?

Cómo toman los pibes del club la llegada de refuerzos. “Lo que ellos observan es que hay mayor competencia. Ante mayor cantidad y calidad de jugadores la competencia es más exigente y entonces tenés que superarte todo el tiempo para encontrar un lugar. Ellos saben muy bien que los jóvenes jugadores del club, a los que les doy mucha importancia, tienen un proceso de madurez que es más lento. Pero el que supera ese umbral de asimilar las exigencias de un club como River, de un entrenador que los exige y que les quiere sacar lo mejor, la competencia será más ambiciosa. Y eso nos dará un parámetro: todos van a competir. Y para mí, si hay un chico que está para jugar y un refuerzo que no está para jugar, va a jugar el chico. No van los nombres sino el comportamiento. Los aportes que pueden darme. Dentro del vestuario saben muy bien que es así: jugadores grandes, jóvenes que se destacan, jugadores que llegan de otros clubes. Hay competencia. Y está en mí elegir la mejor opción de darle funcionalidad a un equipo que juega en equipo y que se ha destacado en equipo. Y ahí surgen también las buenas individualidades”.

Variedad de atacantes. “La importancia de sumar jugadores es sumar características. Algunos vienen a medir competencia y otras que no teníamos. Esa es la importancia de salir al mercado: teníamos necesidad. Ahora empieza la competencia y en esa competencia los que llegaron tienen que ponerse bien físicamente. Pero hay mucho trabajo por delante y ellos lo saben. Esperemos que los procesos sean lo más rápido posibles”.

¿Ser considerado el mejor de América te motiva a seguir? El reconocimiento en general al entrenador se lo dan cuando el equipo lo representa. El equipo es el que lo representa a uno y el que representa al hincha, y el que hace que sea valorado por los demás. Entonces, el reconocimiento personal va último en la fila. Me interesa ver cómo juega el equipo, sentir si puede destacarse como se ha destacado en los últimos tiempos, si tiene la misma energía y ambición, si tiene ese espíritu que hay que tener para seguir, seguir y seguir. En realidad, uno eso lo transmite pero sin los jugadores no podría hacer nada. Yo tengo un grupo de jugadores que viene siendo exigido y que viene tirando del carro hacia adelante”.

¿Por qué el proceso es más lento? ¿Cómo hacés con los chicos? “Hablo de un proceso que cada vez se hace más largo y lo puedo decir porque llevo casi siete años en la misma institución, he visto los procesos y desarrollos de muchos jugadores y jóvenes futbolistas en el mismo club. Hablo por lo que vivo de experiencia en la institución. No me cambia, sino que hago un diagnóstico en base a lo que veo y siento día a día. Y en eso yo creo que es más lenta la maduración del futbolista, que es más tardía, pero no quiere decir que esté mal. Son procesos que tienen que atravesarse. Debe haber causas. Tengo algunas cuestiones como para remarcar que no sé si es este el espacio para hacerlo. Me parece que es mucho más profundo. Pero tengo razones como para opinar de lo que estoy hablando”.

Las posibles citaciones a las selecciones. “Los jugadores convocados son motivo de orgullo. Porque ver el crecimiento de ellos y que ya pasen a otro nivel como representar a la Selección da orgullo”.

Posible gestor del estado de ánimo de millones de hinchas en un momento tan difícil. “No lo mido desde esa manera, sería muy fuerte medirlo así. Pero sí reconozco que el fútbol nos apasiona a los argentinos, nos gusta vivirlo. Jugarlo. Observarlo. Y por ende la pasión muchas veces hace que podamos olvidar por momentos de todo los episodios malos que atravesamos. Desde ese lugar sí creo que el fútbol es una gran atracción”.

¿Cómo le transmitís eso al plantel? En las finales no hay mucho para remarcar, el futbolista entiende cuando hay un partido importante, cuando empieza a sentir cosas, de ganar una copa, y este tiene una copa en juego, es muy importante como lo será para Racing. La disponibilidad del futbolista tiene un incentivo diferente. Igual considero que el fútbol debe vivirse de manera apasionada desde que empezás a patear una pelota hasta que no lo podés hacer más, y eso para mí tiene muchísimo valor. Espero que no se pierda porque hay muchas distracciones también hoy alrededor del fútbol que uno va perdiendo esa pasión por el juego, de sentir que también hay mucho desborde de partidos. Hoy es como que hay una invasión de partidos por todos lados y a veces ese desborde hace que uno tenga que elegir qué es lo que mira, qué le da pasión o atractivo observa. Que no se pierda la pasión por el juego que es lo más lindo que le puede pasar a uno que ama al fútbol. Los chiquitos que arrancan tienen muchas distracciones y la pelota termina siendo una herramienta secundaria. Está bien que hay que abrir la cabeza abierta para incorporar conocimientos y no sólo ir atrás de una pelota, pero el amor por la pelota tiene que ser algo que no hay que perder, y eso para mí es el fútbol. 

FUENTE: https://www.ole.com.ar/river-plate/river-racing-gallardo-conferencia_0_45dZzAwxI.html