La historia de Joaquín Correa inesperado en La Paz

Casi no juega. Casi casi no se convierte en héroe. Casi no está en ese momento que quedará en los libros de las visitas a La Paz. Casi no acomoda ese zurdazo para volver a festejar en los 3.640 metros después de 15 añosJoaquín Correa, el Tucu, el hombre del gol de la victoria, estuvo a punto de bajarse por lesión en este arranque de la Eliminatoria. Jugando para su club, la Lazio, sufrió una molestia muscular ante el Atalanta y estuvo ahí de quedar desafectado, de perderse esa día que seguro nunca olvidará: su primer grito oficial vestido de celeste y blanco en un triunfo histórico.

Un antes y un después en la altura

Correa tenía apenas diez años cuando la Selección ganó en La Paz en el 2005, el registro de la última victoria Argentina allí que él decidió cambiar a los 33 minutos del segundo tiempo. Todavía no se había ido a probar a las infantiles de River, donde quedó pero no aguantó el desarraigo de su Tucumán natal. Y ni siquiera había comenzado su vida en las Inferiores de Estudiantes cuando Luciano Galletti, justamente otro hombre de la cantera pincha, marcó el 2 a 1 ante Bolivia de un equipo que aquella vez tuvo a Scaloni como jugador. Sin embargo, el destino lo puso en el lugar indicado y en el momento justo, para sellar esa jugada que arrancó Messi y pasó por Lautaro Martínez: “En el gol pensé en pegarle de primera, porque sé que este campo y esta pelota eran difíciles para los arqueros”, contó tras el partido.

Correa fue, en efecto, el goleador menos pensado. Porque no tenía mucho recorrido en la Selección (apenas cuatro partidos y un gol en un 6-0 amistoso ante Singapur) y porque no asomaba como una de las principales opciones de Scaloni. Es cierto que el actual entrenador era parte del cuerpo técnico de Sampaoli, cuando Correa fue llamado como una de las caras de la renovación. Sin embargo, el Tucu no se pudo asentar y, al fin de cuentas, se quedó afuera del Mundial. Tampoco figuró en la Copa América de Brasil. Y por eso, recién ahora, le llegó una nueva oportunidad.

Gran victoria! Feliz ❤️🇦🇷 #VAMOSARGENTINACARAJO

View this post on Instagram

Gran victoria! Feliz ❤️🇦🇷 #VAMOSARGENTINACARAJO

A post shared by Joaquin Correa (@tucucorrea) on

“Siempre tuve la fe intacta de venir a la Selección, que es lo más grande que hay. Estoy muy contento de haber marcado y haber ayudado al equipo”, contó Correa, quien en Europa fue cambiando su manera de jugar. De hecho, se llevó un PF personal para ir fortaleciendo su físico y así poder hacer pata ancha contra los mejores. De Estudiantes se fue al Sampdoria, por diez millones de dólares, el destino que le recomendó Verón para dar el salto al Viejo Continente (allí también empezó la Bruja en Italia). Luego, pasó al Sevilla, donde se sintió más cómodo por la cantidad de argentinos en el plantel, aunque le costó jugar. Y por último, llegó a la Lazio, donde disfruta de un gran presente, ya no tanto como el 10 tirado a la izquierda que supo ser, sino como el delantero hecho y derecho de hoy que acaba de hacer historia en La Paz.

FUENTE: https://www.ole.com.ar/seleccion/joaquin-correa-historia-heroe-inesperado_0_SnDHcTxj9.html

Por favor acceder para comentar.