River y Colón, por la última estrella de 2021

Estalla Santiago del Estero. Y no sólo por los 36 grados centígrados de ayer ni los menos amables 38 que se anuncian para hoy. El clima caliente va en otro plano. Porque hay una final, porque en las últimas horas arrancó el clima de Fiestas y de fiesta por la llegada de miles de hinchas de River y de Colón y especialmente por la llegada de los planteles.

el hotel Maria’s fue un desborde del colectivo gallina santiagueño que fue hasta allí para ver de cerca a sus ídolos, a los jugadores, a Gallardo, que cada vez que viajan por el país toman una dimensión más real de lo que generan. Allí, agolpados frente al hospedaje que queda casualmente en La Banda a unos 10 minutos del Estadio Único Madre de Ciudades, los fanáticos agradecieron por el campeonato, le agradecieron al Muñeco por un año más y pidieron por la final que decidirá la última estrella de este 2021.

Una final que tendrá condimentos cruzados y que en todo caso pudo haber descomprimido ciertas tensiones para el pueblo riverplatense desde el anuncio del Muñeco: no, ésta no será su última función. Aunque sí será el cierre para la carrera de Leonardo Ponzio, que es un poco un Gallardo a otra escala y que hoy buscará alimentar su propio mito, retirarse ganador y transformarse en el futbolista que más vueltas olímpicas dio en la historia del CARP, ahora en soledad por encima de un tal Labruna. La memoria de Angelito también puede ver pasar, otra vez, a MG: si River logra derrotar a Colón, Gallardo igualará a AL como el ser humano que más títulos cosechó en Núñez entre sus etapas de jugador y deté.

La llegada de River en Santiago.
La llegada de River en Santiago.

Claro, para eso deberá superar a un Sabalero que tiene bastante menos por perder y bastante más por ganar, que quiere coronar un año que pocos se animaban a soñar después de haber ganado la Copa de la Liga en el primer semestre y que tiene el aliciente de que su entrenador es una especie de bestia negra para el River del Muñeco: de un total de ocho partidos, Eduardo Domínguez solo perdió una vez (en abril de este año) contra MG, ganó tres y empató cuatro.

Por algo mientras el técnico más ganador de la historia analizaba si renovaba o no su contrato el nombre del yerno de Bianchi sonaba como eventual reemplazo: Domínguez tiene un perfil similar a Gallardo y no sólo porque compartan representante sino por metodología de trabajo y estilo, algo que queda en evidencia con la decisión del Muñeco de cederle jugadores como Beltrán, Ferreira o su propio hijo Nahuel para potenciarlos. Y si en River hay alivio por la continuidad del entrenador, en el Negro aún reina la incertidumbre: ED tiene sobre la mesa una propuesta superadora del Inter de Porto Alegre y, aunque aún tenga contrato en Santa Fe, tiene la opción de irse en cada receso y desde su círculo anuncian que estudiará las ofertas que lleguen.

Colón y el desafío del segundo título

Y es que para Colón, Domínguez es poco menos que Gallardo: es el tipo que hizo brillar al equipo que había quedado en las puertas de ganar la Copa Sudamericana, el que lo sacó campeón en el plano local y el que lo clasificó a la Copa Libertadores de 2022, con lo que eso significa. Por eso el partido de esta noche es tan importante también, aún más después de perder 3-0 dejando una mala imagen en el clásico contra Unión el sábado pasado: luego de un primer semestre arrollador, en esta segunda mitad del año el andar del Sabalero fue bastante más irregular.Eduardo Domínguez es amado en Colón (Télam/Archivo).

Eduardo Domínguez es amado en Colón (Télam/Archivo).

Pero más allá de que enfrente habrá un deté que sabe cómo jugarle, para River tampoco se prevé sencilla la final mirando hacia adentro: después de golear a Racing y dar la vuelta en la Liga por primera vez en el ciclo, el equipo quedó con cierta resaca y no volvió a ganar. Tendrá que volver a enchufarse para alimentar su racha en compromisos decisivos de todo este tiempo: ganó 12 de los 16 partidos finales (entre juegos de vuelta y finales a partido único) que tuvo en estos siete años y medio.

Aún con bajas sensibles -una constante en todo el semestre- como las de Suárez, Enzo Pérez, Angileri, De la Cruz y Braian Romero; con futbolistas que se irán como Ponzio, Bologna y Lux, y otros con futuro incierto como Maidana o el propio Julián Álvarez, River dejó a un costado las copas de champagne por un rato y se enfocó durante toda la semana en ganar este Trofeo de Campeones para, al fin, tomarse unas no menos merecidas que necesarias vacaciones.

Hoy estalla Santiago.

FUENTE: https://www.ole.com.ar/river-plate/river-colon-santiago-estero_0_XZeMSjY-l.html